Search
  • ZAC

ALQUIMIA - EL LADO OCULTO

Updated: Aug 9, 2019

El alquimista altruista a diferencia de lo pensado por el vulgo, -el cual, le atribuye sólo las prácticas de la naturaleza química- era Médico, Astrónomo, Filósofo, Cabalista y Químico.


La Alquimia, es una ciencia que se desprende del conocimiento del principio Etérico o de la causa primera, además de la naturaleza y del hombre mismo. Sus practicantes tenían en claro que no se podía ejercer este arte sin el conocimiento previo de la triada mencionada anteriormente, ya que los tres son uno e indivisibles.

Esta ciencia en su vertiente más elevada, se ocupa de la regeneración espiritual del hombre, esto en términos más artesanales, quiere decir la búsqueda del desarrollo de los poderes internos de todo hombre. En su faceta más densa -material- demuestra cómo se pueden generar metales, minerales, plantas animales y hombres a partir de su mínima expresión, es decir la "semilla", este es un proceso que tradicionalmente procuraria bastante tiempo, pero con la influencia de las leyes naturales en el momento adecuado, podía lograrse en un tiempo relativamente más corto según las antiguas civilizaciones, en otras palabras según Hartmann: "Todas las cosas nacen del pensamiento y existen en la mente universal y dentro de cada una de ellas está latente la voluntad, por cuya acción sus poderes se pueden desplegar"; dicha transformación se daría en estadios favorables a través de la lenta acción de la voluntad universal que ejerce su fuerza sobre la naturaleza y puede llevarla a cabo en un tiempo más breve.

Segun reza la tradición, los esenios -establecidos en palestina- lejos de las actividades del poder, fundaron varias sociedades secretas guardando así herméticamente la experiencia alquímica, por otro lado los Gnósticos, trataron de difundir dichas enseñanzas, para ello estipularon en distintos tratados las prácticas de esta ciencia según narra la tradición egipcia.

“Los tratados esenios tenían como finalidad el poder retener las enseñanzas adquiridas y la transmisión de las mismas solo a nivel oral .”

Dichos tratados estaban expresados en dos clases a saber:


1.- Los que se dedicaban al mundo invisible, del alma y sus poderes, es decir la Psicurgia.

2.- Los que se dedicaban a la ejecución de los poderes del alma a la naturaleza, es decir los que se dedicaban a la práctica mágico-religiosa, la cual tenía como pilar la invocación de seres ultraterrenos o supraterrenos -Teurgia- y la Alquimia.


LAPIS PHILOSOPHORUM


La piedra filosofal -lapis philosophorum- ha sido a lo largo del tiempo una incógnita para todos aquellos que la han oido o leido, mucho se ha dicho y poco se sabe en profundidad sobre este tema; la connotación más común que encontramos es "la transmutación de los metales", pero ¿que versaban los antiguos alquimistas realmente sobre dicha "piedra"?, para ellos la Piedra Filosofal, es un polvo que tiene las propiedades de transmutar las impurezas de la naturaleza, el común de las últimas generaciones de alquimistas aseveran que dicho polvo solo podía convertir al plomo o al mercurio en oro, esto parecería ser un error si se entiende que la teoría alquímica deviene de fuentes altamente especulativas como para puntualizar de esta forma sus efectos.

La Materia Prima en Alquimia, es una misteriosa Materia Inicial que se encuentra cobijada por el Opus Magnum o "Magna Obra". Esta Magna Obra es el resultado del proceso alquímico generado por la Perfecta Obra Divina creada por el Principio Único y su connatural plan trazado para la salvación. Al interior de la materia en cuestión, las partes se encuentran aún aisladas, contrarias las unas a las otras, se repelen entre ellas con determinada violencia, pero en un corto tiempo pasarán a convivir en un estado de libertad y equilibrio bajo la forma de «Piedra Filosofal».

Al ser la evolución una de las grandes leyes de la naturaleza, la Piedra Filosofal hace evolucionar rapidamente aquello que las formas naturales tardan largos años en producir, por lo anterior los altos iniciados en esta práctica, dicen que ella actúa sobre los tres reinos -mineral-vegetal-animal- y por ende le denominaban medicina de los tres reinos.



Esta Piedra Filosofal puede adquirir muchos colores dependiendo de su grado de perfección, aunque en la práctica ofrece solo dos: Blanco o rojo.


Los antiguos Alquimistas afirman que la verdadera Piedra Filosofal es roja y sostiene tres cualidades.


1.- Transforma en oro el mercurio o el plomo en fusión.

2.- Constituye un fuerte depurativo para la sangre.

3.- Tiene un gran poder sobre las plantas al hacerlas cumplir su ciclo hasta el fruto en poco tiempo.


La Piedra Filosofal en sintesis, es energia vital concentrada en una ínfima porción de materia. Con un poco de ella sería suficiente para hacer crecer la vida implícita en la materia constituida en cualquiera de los tres reinos. Dentro de cada forma material duerme el espíritu divino -la luz- que puede ser despertada a la vida e iluminar un cuerpo y dotarlo de vida al hacerlo crecer.

Hay una substancia visible y una substancia invisible; líquidos sensibles y líquidos lejos de poder ser percibidos por los sentidos físicos, todos trabajan juntos, es decir, ninguno puede funcionar sin el otro, ya que en la experiencia práctica de la Alquimia, lo que está arriba debe insertarse en lo que está abajo para que lo inferior pueda elevarse a un estado superior. "Como es arriba es abajo" (Ley Hermetica)


IGNIS SECRETUM


El fuego secreto de los Alquimistas en nuestros días ha sido bautizado como «Kundalini», y obedece al gran poder serpenteante que recorre toda la médula espinal en el cuerpo de aquel que persigue la perfección moral, comúnmente conocido como asceta; dicha energía, «es un gran poder eléctrico emergente de la Energía cósmica o del Pensamiento Divino -Fohat-, este poder creador, cuando despierta a la acción, es capaz de matar con la misma facilidad con que es capaz de crear». Es justamente por lo anterior que los secretos de la Alquimia no son divulgados a la masa crítica o vulgo al estar estos sumergidos en la curiosidad.

La vertiente rosacruciana afirmaba que "Las potencialidades que hay en la naturaleza son despertadas por el fuego elemental"


"SIN LA POSESIÓN DE ESTE FUEGO MÁGICO, NO SE PUEDE REALIZAR NINGÚN PROCESO ALQUÍMICO, Y, POR LO TANTO, EN LOS SÍMBOLOS SECRETOS DE LOS ROSACRUCES SE RECOMENDABA QUE EL ESTUDIANTE DE ALQUIMIA BUSQUE, POR ENCIMA DE TODO EL FUEGO"


Son cuatro las reglas para el desarrollo del trabajo alquímico a saber:


1.- SEGUIR LA NATURALEZA: Es inútil buscar el sol alumbrado por la luz de una vela.

2.- PRIMERO CONOCE, DESPUES ACTUA: El verdadero conocimiento radicaría en la triada: ver, sentir y comprender.

3.- NO UTILIZAR PROCESOS VULGARES: Aquel que siga el camino elegido puede llegar al éxito, mientras que el que intente andar por muchos senderos se retrasara.

4.- MANTENER EL FUEGO ARDIENDO CONSTANTEMENTE: Si se deja que los metales fundidos se enfríen antes de haber sido transformados en metales superiores, volverán a su condición sólida y deberá repetirse toda la operación. (Extracto de F.Hartmann)


ESTUDIANDO LA ALQUIMIA (Extracto de Dr. Encausse)


Para el contemporáneo expectante de estudiar el Arte Alquímico, se recomienda como primera medida leer La Alquimia y los Alquimistas, de Figuier. Al parecer, su autor no es muy devoto de la Filosofía Hermética (sinónimo de Alquimia, aunque igual la Alquimia no es toda la Filosofía Hermética), situación que representaría una contrariedad en términos de cimiento de la Alquimia, pero debe ser tomado como un paso inicial en el sendero, hace un gran énfasis en la historia - historia que sería la información principal a extraer de este libro- y además deja entre ver, sin género de ninguna duda la existencia de la tan esquiva Piedra Filosofal.

Una vez comprendida la base histórica, se podrá aventurar el lector interesado en leer el legado de un Alquimista experimentado, para este fin se recomienda leer la obra de Cyliani, en donde él mismo relata lo que fueron cuarenta años de sufrimiento e investigaciones, y la complejidad de la labor emprendida.

Para finalizar la instrucción básica en estas artes, el Dr. Encausse dirige la atencion del neófito a leer la Historia de la Filosofía Hermética, (Histoire de la Philosophie Hermétique), de Langlet du Fresnoy, y los dos tomos de la Biblioteca de Filósofos Químicos, (Bibliotheque des Philosophes Chimiques), de Salmón (1667-1736), esta es una obra póstuma publicada en 1753.

Son miles los textos que sobre Alquimia se han escrito, quienes deseen ser practicantes de este Arte, deberan absorber el conocimiento de las obras de los grandes Maestros, entre ellos: Abu Abadia Jabir ibn Haayan Geher (Siglo VIII), Raimundo Lulio (1235-1315), Basilius Valentinus, Aureolus Theophrastus (aka Paracelso) y finalmente, Jean Baptiste van Helmont.




19 views
  • White Twitter Icon

© 2023 by AZ.

Buenos Aires, Argentina